Les cooperatives de la dignitat

«No tendremos trabajo, pero la dignidad nadie nos la quita». Hace algo más de tres años, varios parados de larga duración decidieron que ya estaban hartos. Hartos de buscar un trabajo que nunca aparecía, de tener que malvivir con un salario social, de soportar las acusaciones de quienes les reprochan no querer trabajar.

Més a El Comercio.

Anuncis